sábado, 29 de diciembre de 2012

TINA: There Is No Alternative… ¿seguro que no hay otra alternativa?


En las situaciones de crisis se reducen los grados de libertad; de eso no hay duda. Pero siempre hay alternativas. En las organizaciones complejas adaptativas (como la sanidad), esto es mucho más cierto. Lo que ocurre, es que las alternativas no suelen presentarse como escoger A o escoger B, C, D, etc.

Las estrategias se trenzan a través de micro-decisiones que van trazando una senda; tras varias iteraciones nos encontramos que el camino se ha alterado de forma muy notable. Es la llamada re-evolución (la potencia de mecanismos evolutivos cuando operan en un sentido de avance adaptativo sostenido).

Por esto también se dice que lo fundamental en la función directiva de las organizaciones complejas, consiste en imprimir pequeños cambios dentro de una orientación general; es lo que a veces se habla de la dirección basada en valores y visión.

Para hacer este tipo de estrategias incrementalistas (poco a poco) y radicales  (acumulan gran potencial de transformación), se necesita una energía muy especial por parte de los directivos: la legitimidad (conocimiento+reputación+aceptación+reciprocidad+confianza). 
Porque sólo contagiando al conjunto de la organización (especialmente a los mandos intermedios profesionales) se puede avanzar: y comunicar valores y misión exige muchísima legitimidad.

Por esto estoy muy preocupado: las autoridades sanitarias de Madrid han perdido la poca legitimidad que tenían. Los directivos de hospital callan como cohorte en riesgo de cese ante cualquier discrepancia.  Y el discurso de NO HAY ALTERNATIVA se impone como barrera práctica para evitar el doloroso trance de pensar, argumentar y aportar explicaciones.

Sin embargo, hoy se han escuchado voces de otros responsables autonómicos del Partido Popular… en Castilla y León y en Murcia… que ellos siguen con el mismo modelo de provisión pública de la sanidad… ¿No había otra alternativa?, parece que sí, e incluso dentro del mismo universo ideológico y político.
Cuanta honestidad intelectual deberían traer los Reyes Magos (Papa Noel no la trajo la pasada Nochebuena), para arreglar el entuerto de Madrid…

Postdata: el acrónimo TINA fue acuñado o usado para Margaret Thatcher, que siempre lo usaba como argumentación para no tener que justificar sus políticas de desinversión en los servicios públicos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario