sábado, 17 de agosto de 2013

Regreso a Madrid: ¡cuánto cuesta enfrentarse con el desorden y la estupidez!


Desorden; valores invertidos; la zorra cuidando el gallinero; el Estado liviano, líquido, evanescente; el interés general convertido en simple coartada del marketing político. No queda otra que volver a insistir; aprendiendo de Sísifo, pero esperando tener mejor suerte y que alguna vez la piedra corone una loma de la montaña.

Estupidez; la de la gente que calla y otorga; o peor aún, que no calla sino que grita contra aquellos que deberían ser sus hermanos o sus aliados. Me temo que la España de Telecinco supera ampliamente a la de TVE-2 (no quiero hacer política hablando de la Sexta); cada vez me horroriza más ver el contagio de los chillidos de Sálvame, a otros programas en formato de presunta tertulia. Imposible avanzar hacia la verdad, cuando a nadie parece interesarle lo más mínimo descubrirla.

Estoy claramente pesimista; quizás más hastiado que triste; me falta ese plus de energía para ir contracorriente sin perder el buen humor, y sin amargarle la vida a los demás; especialmente a los más
jóvenes; que tienen mucho más derecho a la esperanza.

Por ellos, tocará reinventarse cada mañana; cada vuelta a los calores del Agosto madrileño… Y toca hacerlo sin conservadurismo, pero buscando un punto de apoyo, un centro de gravedad permanente en los valores, que nos permita mantener nuestra particular biografía moral y a ser posible mejorarla.
Como decía Franco Batiato en una proclama contra la postmodernidad…  “Cerco un centro di gravita' permanente Che non mi faccia mai cambiare idea sulle cose sulla gente…”


No hay comentarios:

Publicar un comentario