sábado, 26 de marzo de 2016

Ampliar el horario convencional del hospital no es organizarlo como una siderurgia non-stop

 
Los  británicos andan con un plan de "apertura de hospitales 7 días a la semana"

Sin entrar en el análisis, es una más de las iniciativas para extender la capacidad productiva de los hospitales más allá de la jornada tradicional.

Empieza a ser un mantra esto de ampliar mañana, tarde, noche, sábados y domingos... Si nos fijamos bien, lo que esto significa es que la actividad (procedimientos) asume vida propia frente a la relación clínica (médico-paciente), al menos en la definición de desempeño y productividad.  Podemos preguntarnos: ¿es que la prioridad es amortizar tecnología y espacios?

Esta ocupación 100% de la semana podría tener sentido en una siderurgia, donde tiene un alto coste económico parar el alto horno. Como se diría en el viejo pre-taylorismo, adaptar el hombre a la máquina.

Pero hablamos de organizaciones profesionales: aquí los "altos hornos" son las mentes y las manos de médicos que se agrupan en equipos, que han de tomar decisiones serenas, dialogadas y compartidas... que han de codefinir con cada uno de los pacientes cuál es el objetivo y los medios de su singular proceso asistencial.

Adaptar el hombre a la máquina... y el cliente a la máquina... ¿Nos estamos volviendo tontos?

Si vamos muy justos con la capacidad instalada, ¿alguien prohíbe ampliar la red hospitalaria razonable y selectivamente (no al estilo pelotazo-madrileño-valenciano)?

¿O extender algo el horario médico por la tarde para completar las consultas de alta resolución,  completar las operaciones que se alargan, y meter algunas operaciones y procedimientos que nos hacen lista de espera por la mañana?

Y sería una excelente idea potenciar la atención primaria y controlar la medicina atolondrada especializada: más no es siempre mejor; aunque a veces sí... más diálogo con el paciente, más fortalecimiento de las comunidades de conocimiento y práctica que deberían ser los servicios clínicos y los hospitales en su conjunto. 

Y menos amontonar de forma irreflexiva actividad, exploraciones, e intervenciones, o turnos de operarios del procedimiento que vienen a horas insólitas a hacer cosas y no a tratar personas.


4 comentarios:

  1. Una idea. Plantilla de mañana. Para guardias personal estupéndamente formados, que ingresan pacientes, operan, y que a partir de la mañana siguiente es llevado por el especialista de una forma longitudinal...
    Ah claro, se dejan de hacer guardias...
    En especialidades quirúrgicas puede ocurrir perfectamente que veas al médico que te opero una vez a la semana..y de eso los pacientes se quejan.
    Mi hermano estuvo ingresado un mes y le pasaron visita los 18 facultativos del equipo...
    Dejo de ser irónico..perdón, pero la longitudinalidad es algo ausente en muchos ingresos hospitalarios,
    No hay médico que lleve al paciente...
    Desde luego estos problemas que planteamos en hospitales públicos, creo que no se dan en hospitales privados...
    ¿Por qué será?

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razón en impugnar la falta de un especialista de referencia en el hospital. Recientemente hablaba con una joven médica británica, y allá está mucho más formalizado este papel. Yo creo que tiene solución (o al menos apaño); pero nunca se ha considerado un objetivo de gestión con mayúsculas; ni tampoco ha estado en la agenda profesional; la máxima intercambiabilidad de los especialistas ofrece comodidad y des-responsabilización; es parte de esta medicina atolondrada que creo que habría que combatir, porque al final nos quema a todos (médicos, pacientes y sistema).
    Pero, si te fijas, es un tema relativamente independiente del que comentábamos en el hilo de discusión. Si ya vamos mal con una tribu de mañana descoordinada... imagina subtribus de tardes, de findes, y ... con precariado incluido... fuera de control
    Mucho trabajo queda...
    Gracias por tu comentario
    Repu

    ResponderEliminar
  3. espero que no hayáis tenido ingresado en hospital a ningún familiar durante la reciente "interrupción semana santera" : se nota incluso en servicios con medico de guardia...y el trabajo atrasado sigue coleando los lunes

    ResponderEliminar
  4. Casi me toca... pero sabiendo como están los hospitales conseguí evitarlo. Otro día habría que hablar sobre la irresponsable concesión de días libres y reduccion de jornada a funcionarios y estatutarios, no complementada con refuerzo de plantillas y horas, Tras la crisis reponemos primero la grasa y luego el músculo; no tenemos perdón...

    ResponderEliminar