lunes, 6 de octubre de 2014

Ebola en España... lo que no podía ocurrir, porque todo estaba controlado...

Maldita sea...

Mala suerte la de la enfermera que se contagió del segundo caso importado (Manuel García Viejo) al prestarle asistencia en el Hospital Carlos III.

Pero algo más que mala suerte...

Primero, la decisión de traerlos. El principio de precaución aconsejaba otra cosa...
http://sociedad.elpais.com/sociedad/2014/08/08/actualidad/1407509282_008227.html
http://repunomada.blogspot.com.es/2014/08/dilemas-en-torno-al-ebola-y-la.html

Segundo, la falta de preparación práctica (no teórica); improvisación y efectismo; en el gobierno de España, y en el de la Comunidad de Madrid.

Tercero, la aparente seguridad en el criterio de muchos expertos diciendo que con las medidas convencionales era suficiente y que no había que alarmarse ni tomar medidas de precaución exageradas. Los planes de contingencia y la preparedness se formulan para eventos muy poco frecuentes pero altamente dañinos... creo sinceramente que este era un caso apropiado...

Bien, pues lo que no podía ocurrir ha pasado ya; ¿revisaremos las causas?... ahora toca activar la salud pública central y autonómica... la central está anémica, y la autonómica dispersada porque hace años un Consejero decidió que Madrid no necesitaba una autoridad de salud pública unificada y reforzada como Dirección General.

Rendición de cuentas. Toca. Mi pensamiento y deseos de recuperación para la enfermera contagiada.

Maldita sea...

5 comentarios:

  1. Si es cierto que los españoles trajeron la sífilis de América, Rajoy aspiraba a una gesta similar. Así le recordarán como el introductor del Ébola en Europa, no como el jefe del partido que se robó un país. Objetivo conseguido.

    ResponderEliminar
  2. ¿Efectos colaterales? ¿Tipo 11M en las próximas elecciones?¿Pandemia? ¿Fin del mundo? Lo que está claro es que Iberia está bajando en bolsa, que muchos se irán de rositas, y que la Salud Pública es el tema de moda, a pesar de que quienes se dedican a ella vienen trabajando en problemas no tan agudos pero sí muy serios, no han conseguido llamar la atención ni de políticos ni de población, incluso cuando los temas a tratar ya se han llevado por delante a unos cuantos feligreses. Bastante asumido lo tenemos todo.

    ResponderEliminar
  3. Pep, ahora ahora es el momento de resolver un problema, no de echarle mierda encima. Por ese camino novamos a ningún lado; bueno sí, a la mierda.

    Repu, solo era cuestión de tiempo que la epidemia nos acabase por afectar independientemente de que trajesemos o no al misionero. Cuando se tomó la decisión de traerlo concluí que lo de menos eran los motivos humanitarios y que merecía la pena correr el riesgo de meter el enemigo en casa y comenzar a entrenarnos para la que se avecinaba . Que las medidas de seguridad o lo que sea hayan fallado me parece que no es un drama, si no un elemento del que extraer conclusiones. Cuanto antes adaptemos nuestro sistema sanitario a la realidad del Ebola antes saldremos del tunel en el que acabamos de entrar.
    Soy Médico de Urgencias hospitalarias y lo que más miedo me da no es el Ebola, sino el pánico de la población.

    ResponderEliminar
  4. En mi hospital, por fin, las cosas se están empezando a tomar en serio. Que a lo mejor al final no pasa naa. Pero si pasa que no sea porque no nos hemos preparado. Desde el gerente a la señora de la limpieza. Espero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cayo; gracias por tu reflexión y argumentación; es un poco del estilo de "no hay mal que por bien no venga"; óptimo de segundo nivel, que se diría en jerga académica. Y acepto las ventajas de que por fin estemos viendo las orejas al lobo (y esperemos que sólo sean las orejas).

      Pero dicho ésto, y cuando controlemos el contagio, habrá que hacer tres cosas: estabilizar la situación (no desmantelar lo que se haya avanzado); pedir responsabilidades a los que lo hicieron mal; y ayudar en origen a los países africanos a responder a esta gravísima crisis sanitaria y humanitaria, ya que ellos solos no pueden salir y las ONG están desbordadas.

      Un saludo, gracias y suerte en esa primera línea... tenéis mucho mérito

      Eliminar