jueves, 24 de enero de 2013

¡Cuanto me gustaría haber pecado de alarmista con la sanidad española!

Acaba de publicarse la carta abierta a los políticos europeos para que cumplan con sus obligaciones, que no son sólo recortar y enfriar la economía, sino proteger la salud y el bienestar de los ciudadanos europeos ... la pego íntegra...

Y ya se han enfadado algunas autoridades sanitarias españolas. Curioso asunto: más que por el contenido (habría que leérselo), por el contexto... ¿qué es esto de compararnos con la Cutre-Europa?... ¿no éramos la décima potencia del mundo mundial?... Parece indignación de fidalgo mesetario ofendido.

Las comparaciones son odiosas... sobre todo cuando tienen algo o mucho de verdad; estamos siguiendo la misma senda que los otros tres países; en España, además, somos campeones de desempleo y de ajustar recortando gastos (y no aumentando ingresos); cualquiera podría deducir que lo primero produce daño a la salud, y lo segundo daño a los servicios sanitarios.

Bien; quiero afirmar que dentro de, digamos dos años, me he equivocado, y España no ha seguido el camino del deterioro económico y de servicios públicos de Irlanda, Portugal y Grecia, pediré disculpas encantado. Qué más quiero yo que mi país no vaya cumpliendo esta tragedia griega que parece llevar nuestra nave hacia un destino ineluctable.

Encantado de haberme equivocado, reitero




Open letter to European political leaders and health authorities
Carta Abierta a los líderes políticos y a las autoridades sanitarias europeos

1.

Uno de los logros más significativos en las políticas sociales y sanitarias internacionales fue el reconocimiento de que todas las políticas públicas deben tener en cuenta sus posibles consecuencias sobre el bienestar individual y comunitario:
·        El Tratado Europeo de Maastricht aprobado en 1992 declaró que "los requisitos de protección de la salud formarán parte constituyente de las demás políticas comunitarias.”
·        La “cláusula social” del Tratado de Lisboa (2007) requiere que “en la definición y aplicación de sus políticas y actividades, la Unión deberá tener en cuenta las exigencias vinculadas a la promoción de un alto nivel de empleo, la garantía de una protección social adecuada, la lucha contra la exclusión social y un alto nivel de educación, formación y protección de la salud humana”.
·        El Libro Blanco de la Comisión Europea “Juntos por la salud: un planteamiento estratégico para la UE 2008-2013(2007)”, establece como uno de sus principios básicos el de la "salud en todas las políticas". En la Conferencia Europea de la Salud (2008) de la OMS, todos sus Estados miembros adoptaron la carta de Tallin donde se afirmaba que "los Ministerios de Sanidad deberán promover que se incluya la salud en todas las políticas...".
·        Los principios políticos europeos aprobados oficialmente exigen que todas las políticas públicas tengan en cuenta su impacto en la salud y que se estudien y se consideren seriamente opciones alternativas que minimicen los efectos negativos en la salud.
Esto no está ocurriendo en Grecia, Irlanda, Portugal y España.

2.

Desde 2008 muchos países europeos han experimentado una crisis financiera, económica y social de creciente intensidad y consecuencias sociales y sanitarias de gran alcance.
La crisis actual es el resultado de un complejo conjunto de factores:
·        La crisis se inició en los mercados financieros internacionales;
·        se expandió debido a las bien identificadas debilidades de la arquitectura del Euro;
·        se hizo más amenazante debido a la falta de anticipación y respuesta tardía a sus efectos;
·        ha producido consecuencias más graves en los países más vulnerables, como consecuencia de sus deficiencias tanto inmediatas  como estructurales.
Un amplio sector de la comunidad de estos países no ha contribuido a esta crisis ni se ha beneficiado de sus orígenes de ninguna manera, pero está sufriendo sus consecuencias de lleno.


3.

Se han aprobado decisiones de importancia crítica para la economía y para los sistemas de protección social de varios países, especialmente durante los últimos dos años, por la CE, el BCE, el FMI y los gobiernos nacionales.
No hay constancia de que, al tomar estas decisiones, se hayan considerado debidamente otras alternativas que tuvieran en cuenta una evaluación objetiva de su impacto sanitario, como se exigía claramente en los principios mencionados anteriormente.
Tal descuido es inaceptable.





4.


Las crisis sociales y económicas de la magnitud que se están viviendo actualmente en muchos países europeos tienen conocidas consecuencias para la salud:
·        pérdida de autoestima y depresión
·        aumento de conductas de riesgo tanto en términos de adicciones como de factores de riesgo de enfermedades crónicas;
·        mayores obstáculos para el uso de los servicios sanitarios;
·        empeoramiento de las condiciones laborales para los profesionales sanitarios.
Se está privando a los servicios públicos de los fondos necesarios para funcionar adecuadamente, a la vez que aumentan las necesidades sanitarias de la comunidad.
Esto es lo que está pasando ahora mismo: un sufrimiento humano mayor y más profundo, un incremento del número de situaciones que desafían nuestra ética y los principios básicos de dignidad humana.
El deterioro de los sistemas de salud, así como la emigración de los más cualificados entre los jóvenes, el desempleo de larga duración y unas menores tasas de fertilidad probablemente tendrán consecuencias a largo plazo, lo que afectará a las generaciones futuras.


5.

Una de las consecuencias más notables de no haber previsto el posible impacto sobre la salud de muchas de las decisiones económicas que se han tomado es la falta de sistemas adecuados de control para estos efectos negativos de las crisis socioeconómicas y la ausencia de una respuesta eficaz y oportuna a estos efectos adversos, tanto a nivel local como nacional e internacional.
Esto es lamentable.

6.

Los firmantes de esta carta abierta hacen un llamamiento a las autoridades sanitarias internacionales y nacionales para:
·        asumir los principios con los que ellos mismos se han comprometido, defendiendo la protección y la promoción de la salud dentro de la gobernanza europea y nacional;
·        asegurarse  de que la toma de conciencia de los efectos sobe la salud de las decisiones financieras y económicas adoptadas en los últimos años  se materialice en una rápida revisión de las decisiones, con el fin de prevenir urgentemente un mayor deterioro de la salud y de los servicios sanitarios en nuestras comunidades;
·        actuar de inmediato para minimizar los efectos de la crisis ya observados;
·        movilizarse y orientar hacia el bien común el extraordinario potencial de la inteligencia, el conocimiento y la innovación de las sociedades actuales, en lugar de socavar la capacidad del sistema sanitario para evolucionar, transformarse, funcionar mejor, estar más centrado en el ciudadano y responder a los retos actuales y futuros.

Enero de 2013, firmado por:
GRECIA
Dr. Michael  Vlastarakos, President, Hellenic Medical Association
Dr. George Patoulis, President, Athens Medical Association
Dr. Nikolas Maroudias, President of Hospital Medical Directors
Dr. Bodossakis-Prodromos R. Merkouris, President, Greek Association of General Practitioners: ELEGEIA
Dr. Andreas Seretis, President of Central Health Council
Mrs Olymbia Chaldaiou – Bitrou, President, OEKK “Agaliazo” National Association Against Cancer
Professor John Kyriopoulos, Dean, National School of Public Health, Professor of Health Economics
Professor Christos Lionis, Professor of General Practice and Primary Health Care, Faculty of Medicine, University of Crete
Professor Aris Sissouras, Prof. Emeritus, Operational Research (Health Policy and Management), University of Patras
Dr. Charalampos Economou, Assistant Professor of Health Policy, Dept. of Sociology, Panteion University
IRLANDA
Dr Paul McKeown, President of the Irish Medical organisation, Senior Lecturer in Epidemiology and Public Health in the Royal College of Surgeons Ireland and Consultant Physician in Public Health at the Health Protection Surveillance Centre in Dublin
Professor Charles Normand, Edward Kennedy Chair of Health Policy and Management, Centre for Health Policy and Management, Trinity College Dublin
Professor Cecily Kelleher, Professor of Epidemiology and Public Health and Head of the School of Public Health, Physiotherapy and Population Science, University College Dublin.
Professor Hannah McGee, Dean of the Faculty of Medicine and Health Sciences, Royal College of Surgeons Ireland
Professor Ivan Perry, Professor of Public Health and Head of the Department of Epidemiology & Public Health, University College Cork
Professor Joe Barry, Chair of Population Health Medicine, Department of Public Health and Primary Care, Trinity College Dublin
Dr. Steve Thomas, Resilience of the Irish Health Systems project, Centre for  Health Policy and Management, Trinity College, Dublin 
PORTUGAL
Professor José Manuel Silva, Presidente of the Portuguese Medical Association
Dr. Maria de Belém Roseira, Member of Parliament, Ex-Minister of Health
Dr. Paulo Mendo, Ex-Minister of Health
Professor Adalberto Campos Fernandes, Health Policy, National School of Public Health
Professor Ana Escoval, President of the Portuguese Association of Hospitals
Professor Constantino Sakellarides, Prof. Emeritus Health Policy, National School of Public Health
Professor Henrique Barros, Director of Department of Clinical Epidemiology, Predictive Medicine and Public Health, Medical School, University of Porto
Dr. José Aranda da Silva, 1st President of the Portuguese Institute of Pharmacies and Medicines
Maria Augusta Sousa, nurse, Board of Directors, Foundation for Health - NHS
Dr. Vítor Ramos, family doctor, pioneering team, Portuguese primary health care reform.
 ESPAÑA
Dr. Juan- José Rodríguez-Sendín: General Practitioner and President of the Spanish General Council of Medical Colleges.
Professor Dr. José-María Segovia-de-Arana: Emeritus Professor and Member of the Royal Academy of Medicine.
Professor Dr. Joan RodésTeixidor:  President IDIBAPS of the Clinic Hospital of Barcelona.
Professor Vicente Ortún Rubio: Health Economist and Dean of the Faculty of Economics of the PompeuFabra University in Barcelona
Professor Dr. Alfonso Moreno González: Clinical Pharmacologist and President of the Spanish Council of Post-graduate Health Specialization.
Professor Dr. José-Manuel Freire-Campo: Head of the Department of International Health at the National School of Public Health in Madrid
Professor Dr. José-Ramón Repullo-Labrador: Head of the Department of Health Planning and Economics  at the National School of Public Health in Madrid

No hay comentarios:

Publicar un comentario