jueves, 31 de enero de 2013

El mercado y la competencia no son buenas para los precios de medicamentos.


De septiembre de 2012 al momento actual muchos de los 417 fármacos que se excluyeron de la financiación pública, y pasaron a tener precio libre, han subido los precios.

Lo sorprendente es que si el mercado funcionara, el precio se situaría más cerca del coste de producción (el beneficio marginal igualaría al coste marginal). Y aquí ha pasado lo contrario: en cuanto la mano del gobierno deja de estar presente, la competencia se lía ella solita, y acaba llevando a que los precios se disparen mientras que los costes se mantienen (nada hace pensar que la estructura de costes de fabricar una pastilla de Fortasec (por ejemplo) se haya modificado).

Aviso, por tanto, para caminantes doctrinarios. Mejor dejar los apriorismo y ponerse a pensar…

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/01/29/actualidad/1359492181_655588.html 

No hay comentarios:

Publicar un comentario