miércoles, 27 de febrero de 2013

SANIDAD PÚBLICA: APORTAR SEGÚN RENTA, RECIBIR SEGÚN NECESIDAD: ¿TAN COMPLICADO ES DE ENTENDER?



De pronto se han dado cuenta que en el copago sanitario hay mucha distancia entre los 18.000 € y los 100.000 €, que hoy marcan la frontera entre porcentajes y techos de pago mensual (esto último en pensionistas). 

La Ministra Mato lo ha anunciado en su comparecencia de ayer en el Congreso. Parecería que ha sido un hito en el descubrimientos de desigualdades injustas y anticipa una mejora revolucionaria en la equidad del sistema.

Y sin embargo es un ajuste técnico dentro de la extravagante, atolondrada y apresurada reforma de 2012 para ahorrar dinero, reducir prestaciones, y excluir colectivos.

Expliquemos  una vez más una evidencia que parece no avanzar en las mentes de algunos,  no sabemos si por sectarismo o déficit cognitivos severos. 

 La solidaridad entre grupos e individuos en los servicios de bienestar depende del lado de la contribución, no del lado del uso: si se contribuye según renta, patrimonio, o en general, capacidad económica, ya hemos acabado con el objetivo de solidaridad. Y ahora toca empezar por el lado del gasto, por el objetivo de priorizar intervenciones de acuerdo a la necesidad.

Más claro aún: que los ricos vengan al servicio público, enriquece al servicio público. Si la sanidad pública se queda sólo para pobres, será una pobre sanidad. Pero… ni caso.

Los copagos, en caso de que se decida usar estos mecanismos, sólo deberían dirigirse al uso excesivo o inapropiado, (el llamado  riesgo o abuso moral), o bien a marcar algún uso de servicios cuyo valor añadido es escaso o nulo y que no se decide retirar aún de la cartera de servicios por consideraciones de oportunidad o conveniencia. 

E, incluso en estos casos, el empleo de copagos no funciona como un bisturí-lasser sino como un hacha de carnicero: siempre deja destrozos, daños colaterales y efectos secundarios (ya que no son medidas selectivas, y separar el uso del abuso es una tarea sucia e imperfecta).

Bueno, dicho queda. Va a ser pa ná

1 comentario:

  1. Parece que el copago según renta tendrá excepciones en "transporte sanitario" , pues a funcionarios y altos cargos de las mutualidades de funcionarios se les ha puesto un tope menor que a los demás mortales de similar condición económica (además de seguir teniendo gratis transporte en taxi...cuando no hay médico de la especialidad X en tu municipio)

    ResponderEliminar